DIVORCIO

¿Qué viene después de la separación? Conversamos algunas madres divorciadas. - Se parece a un velatorio. De alguna manera, una parte - la más importante- de tu vida se muere. ¿Te parece exagerado? Tal vez unos días antes estabas haciendo cola en el super mientras tu marido te decía al oído que iba a por... Leer más →

El hipnotizador de Feria 

Todos los pueblos (o casi) tienen su grupo de música popular. El nuestro debía ser de los mejores, o de los más baratos, por eso nos llevaban a todas partes a tocar parrandas con seguidillas, folías y polcas picantonas. Un verano nos llevaron a Las Galletas (Tenerife). Hicimos lo nuestro: un grupo de toque de... Leer más →

Lulú

Ser Lulú es ser hermosa sin ser bonita. Porque la hermosura le sale por esos ojos disparatados y esa boca que no calla. La fealdad es tan solo alguna asimetría facial (insignificante ante la gracia y rectificada con Deliplus). Ser Lulú es brillar al haber convertido el orgullo en decepción y la soberbia en estrategia.... Leer más →

Con Antonio Escohotado en su Ibiza privada

Muchos éramos los que esperábamos conocer con más detalle esta parte de la vida de don Antonio de sobra conocida pero escasamente contada. Mi Ibiza privada (Espasa) es el primer texto autobiográfico de Escohotado que narra, con un estilo fresco, casi mediterráneo y veraniego, su travesura ibicenca. Antonio nunca ha perdido ocasión de convertir su paso... Leer más →

La tristeza habitual

Pastillas para dormir; pastillas para despertar. Farmacología líquida baumaniana. Sin derecho a serotonina, no sabe bien a quién apelar. Con miedo se vive mal, pero con un solo miedo se vive peor.  Antifrágil y princesita. Un amigo le dijo que las españolas de ahora se creen princesitas, que él prefiere a las latinas (que aún... Leer más →

RAYUELA (Capítulo 7) Julio Cortázar

Este capítulo de "Rayuela" me parece una de las piezas más hermosas que he leído en mi vida. Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑